¿Qué hacer frente a una rabieta?

(10 comentarios)

Las rabietas son muy comunes en los niños de temprana edad y cuando no las controlamos oportunamente pueden tener magnitudes desproporcionadas e incómodas, tanto para sus padres como para las personas que están alrededor. La forma como las manejamos pueden marcar la diferencia entre la funcionalidad y la disfuncionalidad en la conducta nuestros hijos, llegando incluso a tener impacto en su vida adulta, por ello es importante que los padres comprendamos cómo actuar ante las rabietas teniendo presente que:

A.    Las rabietas se pueden ANTICIPAR

Desconectar a nuestros hijos del enojo es la clave. Antes de que se presente una rabieta, ellos emiten una serie de gestos y posturas no verbales que nos dan la idea  de que se avecina una pataleta, por lo tanto podemos intervenir reorientando o desviando su atención hacia otra cosa o actividad agradable para ellos como “un juguete especial”, “salir a dar una caminata”, “ponerse a brincar” o hacer gestos graciosos para que el niño los imite y rían juntos.

B.   Las rabietas se pueden MODIFICAR O CORREGIR

Las rabietas son experiencias embarazosas para los padres, sobre todo cuando nos encontramos en lugares públicos o bajo la presión de las personas y más aún cuando somos padres primerizos; sin embargo, es bueno considerar que estas son experiencias que tienen un tiempo de duración corto y, que se pueden controlar y  modificar cuando:

  • Asumimos con calma la experiencia. Recordemos que es natural que los niños intenten llamar nuestra atención o poner a prueba nuestros límites. Mantener posturas de serenidad, calma y ecuanimidad frente a él,  nos ayudará a tener mejor control de nosotros mismos y sobre todo de la situación, así tomamos decisiones acertadas. No olivemos que del ejemplo también aprenden los niños.
  • Mantenemos firmeza y no cedemos ante sus exigencias. Recordemos que cuando hacemos pasar a nuestros hijos por situaciones de “frustración” los estamos preparando para la vida y les enseñamos que no todo lo que piden o quieren lo pueden obtener con llanto o gritos. Ceder a sus pedidos solo creará en ellos intolerancia y, tengamos la seguridad de que las pataletas serán cada vez mayores; pero no exageremos, tampoco es bueno excederse en prohibiciones.
  • Hagamos que sientan claramente las normas. Padres y madres debemos coincidir en lo que se va a permitir y en lo que no, respecto a compras, salidas, paseos, privilegios y limitaciones. La coherencia y la claridad llevan a nuestros hijos a aceptar mejor los límites que se les fijan.
  • Démosles tiempo para que procesar su enojo una vez que se da la explosión emocional. Las explicaciones, pedidos o súplicas solo hacen que los niños se encierren más en su postura demandante y obtengan más poder. Muchas veces es suficiente con ignorar la conducta para que esta se modifique. Solo debemos interrumpir la explosión emocional si esta les implica conductas de autoagresión o automulitación como golpearse la cabeza en la pared, morderse las manos, agredir a alguien o poner en riesgo sus vidas;  de ser así, es mejor acudir a un especialista.
  • Bríndales reconocimiento y atención al acierto; es decir, apenas pase la rabieta y recuperen su equilibrio, acerquémosnos y abracemos a nuestros hijos, hablémosles, juguemos con ellos. Que nuestros niños entiendan que si piden las cosas de buena manera tiene mayor probabilidad de conseguirlas a diferencia de cuando lo hacen en estado de enojo.

Si las enfocamos y canalizamos adecuadamente, las rabietas nos brindan una maravillosa oportunidad de aprendizaje que no podemos desaprovechar, pues nos permiten enseñar a nuestros niños qué son los límites y cómo se deben presentar en nuestra conducta. Esto los hará socialmente más adaptativos y funcionales. Se convierten además en una oportunidad para desarrollar su inteligencia emocional al desarrollar contención y  autocontrol, así como el manejo de la frustración de sus emociones.

Psi. Carol Pérez Rodríguez

Comentarios

Paola Sayan hace 2 años, 3 meses

Muy buenas recomendaciones, siempre hay que respetarlos y enseñarles con el ejemplo, si nosotros no sabemos manejar nuestras emociones como les exigimos que ellos lo hagan. Buen aporte

Enlace | Responder

Carol Leyla Perez Rodriguez hace 2 años, 2 meses

Muchas gracias Paola por tu apreciación, efectivamente recae en nosotros los padres la gran responsabilidad de formar personas y educarlas para que sean buenos seres humanos. Educarnos para poder educarlos es una forma efectiva de predicar con el ejemplo.

Enlace | Responder

KETTY ISABEL JAUREGUI MELENDEZ hace 2 años, 2 meses

UNA TRANQUILIDAD ENCONTRAR ESTOS TIPS Y ASI PODER AYUDAR A CORREGIR Y MANTENER LA CALMA ANTE UNA RABIETA DE MI PEQUEÑO

Enlace | Responder

Diana Candela Leon hace 2 años, 2 meses

Lo primero es enseñar con el ejemplo. Además ante una rabieta debemos ser firmes pero a la vez debemos entenderlos para ayudarlos y puedan canalizarla de la mejor forma

Enlace | Responder

fanny karina silva tavara hace 2 años, 2 meses

Muy acertado una amiga Psicóloga me dio estos mismos tips para con mi bebé y es que ayuda mucho y ellos poco a poco van entiendo las cosas

Enlace | Responder

Carmen Rosario Garcia Sanchez hace 2 años, 2 meses

Muy buenas recomendaciones en mi caso tengo una nena de 5 años y me suele pasar trato de gestionarla bastante bien siempre con mucha calma respeto, cariño e intentando verbalizar los sentimientos,, aunque despues me siento culpable, por no ser capaz de haber detectado antes la desconexión o porque paso?

Enlace | Responder

patricia ysabel milla faustor hace 2 años, 2 meses

Es muy complicado pero no es imposible a veces es bueno buscar ayuda para aprender a manejar las rabietas porque somos humanos y nos podemos equivocar al querer corregirlos mas en publico gracias por la información

Enlace | Responder

GINA LUQUE CONDORI hace 2 años, 2 meses

Inteligencia emocional es un término que quizá muchos padres no conocer pero que es importante que los niños desarrollen, y una rabieta o una pataleta te da la oportunidad para desarrollarla. He visto muchos casos de rabietas donde los padres ceden, o actúan incorrectamente, por eso es importante la asesoría en éstos casos

Enlace | Responder

Bremi Teresa Dongo Burga hace 2 años, 2 meses

como en todo siempre hay que tener paciencia,muy buenos consejos

Enlace | Responder

Sandy Nolasco Corilla hace 2 años, 2 meses

A veces se hace complicado mantener la calma y ser firmes con nuestros hijos, pero nosotros debemos dar el ejemplo y con ellos debemos también ser consecuentes con nuestras normas y acuerdos familiares. Gracias por estos consejos que nos da pautas para saber cómo afrontar y sobrellevar estas situaciones con cariño y comprensión hacia nuestros pequeños.

Enlace | Responder

Nuevo comentario