¿Qué estamos haciendo por la lectura?

(0 comentarios)

Leer siempre ha sido considerado una capacidad muy importante, debido a que a partir de que aprendemos a hacerlo tenemos acceso a la información usando este medio. Entonces, ¿qué necesitamos para lograrlo?

Requisitos para aprender a leer

Tener un adecuado lenguaje oral y comprensivo. El lenguaje no solo se refiere a la capacidad de que el niño pueda hablar con claridad (no tener problemas para articular), sino sobre todo a que pueda comprender el discurso. En la lectura comprensiva se presenta lo mismo que en la interpretación de las conversaciones, por ello debemos acostumbrar a nuestros hijos a escuchar expresiones bien elaboradas, sin usos de diminutivos o habla infantilizada porque corremos el riesgo de limitar su capacidad de comprensión. Dentro de esta capacidad también se encuentra el manejo adecuado de un amplio vocabulario, como la capacidad para poder reconocer o denominar con rapidez diversos elementos de diferentes categorías (animales, alimentos, prendas de vestir, juguetes, herramientas, vehículos, acciones, nociones de tiempo, lugar, etc.)

Desarrollar la conciencia fonológica. Puede parecer algo nuevo para los que somos padres, pero desde hace mucho se aplica en las escuela el desarrollo de habilidades fonológicas. Esto quiere decir, que los chicos reconozcan la cantidad de palabras que forman una oración (conciencia léxica), cantidad de sílabas que forman una palabra, sonoridad de la sílaba, las rimas y aliteraciones (conciencia subléxica); sin embargo, en este proceso, lo más importante es la capacidad para discriminar los sonidos (fonemas) que conforman las palabras, así como relacionarlos con su representación grafémica (letras).

Capacidad de memoria. La memoria juega un papel importante en el aprendizaje de la lectura, porque nos permite retener información de los significados de las palabras, así como de un discurso. Esto nos ayudará a poder usarlos cuando los chicos estén aprendiendo la lectura formal (a partir del 1° grado). De la misma manera, esta capacidad de memoria también permite que podamos almacenar la relación entre las letras (grafemas) y sus sonidos (fonemas)  gracias a la memoria de trabajo.

Conocimiento de las letras. El conocer el nombre de las letras y sus respectivos sonidos (fonemas), agilizará el reconocimiento automático de estas cuando el/la niño(a) esté adquiriendo la lectura.

 

Ahora que ya sabemos cuáles son los requisitos que debe cumplir todo aprendiz para obtener una adecuada lectura. Es necesario conocer los mitos que rondan en torno al aprendizaje de la lectura.

Mitos sobre la lectura

Mi hijo(a) debe terminar el nivel inicial leyendo y escribiendo: Si creemos esto, podríamos terminar exigiéndoles a los docentes una capacidad que todavía no corresponde a la edad. Eso no significa que el/la niño(a) no tenga la posibilidad de hacerlo, sino podrían estar restándole tiempo a capacidades más importantes como la capacidad para expresarse adecuadamente y comprender lo que escucha.

El que mi hijo lea significa que comprende lo que lee: Muchos(as) niños(as) pueden reconocer las palabras o decodificarlas, pero eso no significa que comprende lo que lee. Lo único que asegura que comprenda, es que además de identificar las palabras la relacione automáticamente con su significado y sus respectivos sinónimos. También que pueda comprender la palabras según la función que cumplen en una oración. ¿Será lo mismo “El lobo engañó a la Caperucita” que “El lobo fue engañado por la Caperucita”?. Son oraciones que aparentemente tienen las mismas palabras pero tienen significados totalmente diferentes.

Mi hijo solo debe leer los libros del colegio o libros serios: Para desarrollar un buen hábito lector no es necesario que tu hijo(a) solo tenga acceso al Plan Lector del colegio. Puede leer lo que quiera, lo que llegue a sus manos, inclusive lo puede hacer desde su computadora o Tablet. La lectura debe ser funcional: carteles, periódico, chistes, recetas, listas, etc.

Se aprende a leer solo en el colegio. Es un mito bastante frecuente el creer que la educación está en manos de los(as) docentes. Se sabe que los hábitos se adquieren en casa, por ello es necesario que puedas: compartir la lectura con ellos(as), visitar librerías o bibliotecas infantiles, tener un espacio donde ubique sus textos, etc.

 

Ya sabes, no exijas al colegio que tu hijo(a) queme etapas. El colegio no es mejor si tu hijo(a) termina el nivel preescolar leyendo.

 

Mg. Ana Isabel Aldazábal C.

Psicóloga

Especialista en Lenguaje y Aprendizaje

Comentarios

No existen comentarios

Nuevo comentario