¿Por qué todos los niños deberían jugar con un Tangram?

(0 comentarios)

El Tangram fue uno de mis juguetes preferidos de la infancia, y debería tener un lugar protagónico entre los juegos de mesa infantiles. Este juego de ingenio no solo es divertido, sino que también desarrolla las capacidades cognitivas y fomenta la creatividad. De hecho, sus inmensas posibilidades hacen que sea un juego perfecto para grandes y pequeños por igual.

¿Qué es el Tangram? Los orígenes del juego

El Tangram consta de 7 piezas geométricas denominadas tans. Posee un cuadrado, un rombo y 5 triángulos, dos de ellos grandes, otros dos pequeños y uno de tamaño medio. El objetivo del juego es formar formas específicas con las piezas, sin superponerlas.

Se dice que el juego proviene de China y que probablemente fue inventado durante la dinastía Song, que se extendió desde los años 960 hasta 1279. Todo parece indicar que fue el capitán M. Donnaldson quien lo llevó por primera vez a América en su barco, el Trader, en 1815. De hecho, el primer libro de tangram que se publicó en Estados Unidos se basó precisamente en los dos libros que había llevado Donnaldson.

El Tangram también llegó a Inglaterra, desde donde se extendió a toda Europa. A inicios del siglo XIX, todavía se exportaban muchos de estos juegos directamente desde China fabricados con diferentes materiales, desde el vidrio y la madera hasta caparazones de tortuga.

En Alemania el Tangram se popularizó de la mano de la marca de juguetes Richter, que creó las piezas con piedra y barro. También se afirma que durante la Primera Guerra Mundial los soldados de ambos bandos solían jugar al Tangram en las trincheras.

Cinco beneficios del Tangram para los niños

  1. Mejora la atención infantil. El Tangram es un juego divertido y motivante, por lo que es ideal para mejorar la capacidad atencional y la concentración de los niños. De hecho, para resolver algunas de las figuras más complejas el niño necesitará tiempo y tendrá que prestar atención a las diferentes formas.
  2. Desarrolla la capacidad espacial. El Tangram es un juego perfecto para estimular las capacidades espaciales de los niños. Dado que tienen que resolver acertijos geométricos, este juego desarrolla el pensamiento espacial ya que los niños se van familiarizando con las formas, la simetría y las rotaciones en el espacio.
  3. Estimula el pensamiento analítico. Cada rompecabezas no solo estimula las habilidades espaciales sino también el análisis. Poco a poco, los niños dejan de probar las diferentes formas y comienzan a manipularlas mentalmente usando, anticipándose a los resultados finales, lo cual les permite desarrollar el pensamiento abstracto.
  4. Fomenta la creatividad. El Tangram es un juego ideal para fomentar la creatividad. De hecho, no siempre es necesario utilizar modelos para resolver los acertijos, el niño también puede jugar a crear sus propias figuras, lo cual le abre un universo prácticamente infinito de posibilidades que estimula la fantasía y la creatividad.
  5. Facilita la memoria. El Tangram también se puede utilizar para potenciar la memoria. Si se muestra la imagen a resolver y luego se retira, el niño tendrá que poner en marcha su memoria de trabajo para mantener la figura-objetivo activa en la mente e irla comparando con sus progresos.

¿Cómo se juega al Tangram?

En el Tangram siempre se deben utilizar las 7 piezas, no se pueden superponer ni dejar fuera. Para los niños más pequeños existen moldes o plantillas con el contorno de cada figura, lo cual les facilitará la resolución de la tarea. Cuando se desee incrementar la dificultad, se muestra solo el contorno de la imagen, de manera que sea el pequeño quien encuentre la manera idónea de encajar las piezas. Sin embargo, también se le puede pedir que forme una figura libremente, para estimular su creatividad.

 

Psic. Jennifer Delgado

27 junio, 2019 

https://www.etapainfantil.com/tangram#more-36277

Comentarios

No existen comentarios

Nuevo comentario