El primer enamorado(a) de mi hijo(a)

(0 comentarios)

Pautas para la armonía con nuestros hijos

Uno de los aspectos más importantes que nos toca vivir como padres es observar la relación interpersonal de nuestros hijos.  Estamos pendientes de su desarrollo físico y emocional desde pequeños, los cuidamos y protegemos.  De repente, nos vienen con una noticia (a veces, somos los últimos en enterarnos)  “mamá, papá tengo enamorado/a”.  No lo habíamos esperado...pero cuando ocurre, nuestro actuar lejos de ser sabia, puede ocasionar un dolor de cabeza más grave que lo que lo causa.

Es importante manejar ciertas pautas que fomentarán una adecuada relación con nuestros hijos para cuando llegue ese momento inevitable en la vida de todo ser humano: enamorarse.

Establezca una comunicación continua con sus hijos

No espere que sus hijos le pregunten sobre las relaciones interpersonales,  es importante que usted tome la iniciativa de dialogar.  Dialogar no es preguntar de manera inquisitoria o dominante sobre lo que siente su hijo o hija acerca de otra persona. Dialogar es escuchar y hablar sobre el tema sin escandalizarnos ni hacer muecas de desaprobación. Este buen hábito permitirá que ellos se sientan en confianza para hacerles preguntas o les cuenten experiencias buscando ser guiados en sus decisiones.

Una recomendación importante: Aunque todo tiempo es bueno para conversar, es posible que en la noche, antes de acostarse, sus hijos quieran hablar de ciertos sucesos que le pasaron durante el día. ¡No lo desaproveche!

Dialogar sobre el sexo desde muy temprano es importante, no lo vuelva un tema tabú

Ningún padre se siente preparado para ello, no se preocupe.  Es recomendable que busqué literatura adecuada para la edad e infórmese cómo transmitirlo. Si bien es cierto la educación sexual se da en las instituciones educativas qué mejor que sea en el seno familiar donde sus hijos afirmen su identidad conforme a los principios y valores q ustedes desean transmitir.  Recuerde que la orientación sexual familiar se da por pasos; cuando son pequeños es importante fortalecer el cuidado de su cuerpo respetando y haciéndose respetar. Decir NO a un tocamiento o propuesta indecente marcará límites importantes en su vida.

No minimice ni se burle del tema

A veces los padres creen que haciendo chistes sobre ello facilitarán la comunicación y la apertura para hablar del tema. Este seguro que obtendrá lo contrario. Para ellos el sentirse enamorados es algo serio, pues están construyendo su autoestima, afirmación y aceptación del otro. Si ven que sus padres ridiculizan o tratan de "extinguirlo, preferirán contárselo a otros pues "no lo tomen seriamente como ellos lo esperan".   De igual manera, no subestime la elección de su enamorado o enamorada (¡no me gusta como es!,  ¡hubieses escogido a alguien mejor!  ¡Si fuera tú, me fijaría en  tal o cual!, etc.) Respete su decisión emocional (aunque no esté de acuerdo con la conducta o apariencia).  Si usted subestima a la elección de su pareja, encontrará una muralla inmediata y el efecto que desea será todo lo contrario.

No juzgue sus sentimientos ni lo ridiculice.  Ellos requieren ser guiados en el proceso de maduración emocional.  El adulto ha pasado por esa etapa de ilusión y hasta frustración. Que mejor que los padres en guiarlos para ir paso a paso en dicha relación.  Recuerde que el escuchar y ser empático abre el canal para que usted lo pueda aconsejar.  No deje de hacerlo.  Oriéntelo en cuanto a su comportamiento, en cuanto a sus responsabilidades, en cuanto al respeto e incluso en cuanto a entender que una relación es para construir no es para sufrir ni estar todo el tiempo en peleas y celos posesivos. 

Establezca normas de prevención, teniendo cuidado de reflejar más los valores que las reglas

Los límites y reglas en el hogar tienen la función de que sus miembros adquieran valores que puedan vivenciarlo el resto de sus vidas.  Las decisiones que tomen serán filtradas por dichos principios.  Por lo tanto, establecer los valores de la responsabilidad, honestidad y respeto se observaran con las normas.  Debe ser claro y concreto al respecto.  Establezca normas en cuanto al aprendizaje (hogar y colegio) amistades (tiempo y lugar), diversiones (cuales y límites).  Para ello, use estrategias más no imposición autoritaria sin explicación.

Para las normas, recuerde que el dialogo es importante, no todo puede ser realizado de manera vertical, invítelo a opinar al respecto.  Esto mostrará que lo respeta aperturando una comunicación fluida entre padres e hijos.

Estas normas no son “advertencias” ni “juicios descalificadores” para que la familia acepte o no la relación que sus hijos decidieron elegir.  Recuerde que el autoritarismo legalista en el hogar, puede contribuir a que ellos escoja tener enamorado (a) sin que ustedes como padres lo sepan. Las normas sirven para que la comunicación y la confianza sean mutua y madura. 

  • Incite a que establezcan amistades sanas. Es decir, que aprendan a fortalecer los lazos amicales entre sus pares. El paso del enamoramiento viene después que uno esté seguro de haber conocido a alguien en la etapa de la amistad.
  • Las salidas con los amigos /as se dan en grupo (comuníquese con los padres de dichos amigos previamente) con horario y lugar establecido. Hágale saber que si muestran honestidad y sensatez en el manejo de grupo, podrán hacerlo cuando tenga una cita con su enamorado /a.
  • Para que sus hijos observen la interacción entre su enamorado/a y ustedes, invítelo a la casa para conocerlo (no lo haga tan formal, pues dicha presentación no será para oficiar o dar “la bendición” a la relación; pero tampoco use el tiempo para atacarlo o humillarlo/a).  Esta invitación es para que ustedes lo puedan conocer y también mostrar que cuentan con su familia en todo sentido.
  • El respeto es un valor que debe conducir toda relación. Por lo tanto, no buscar ocasiones donde puedan tomar decisiones pasionales en la soledad de la casa u otro lugar.  Nunca estar con la puerta cerrada en la habitación o estar en el hogar sin la figura de un adulto.  Establecer pautas de horario es importante.  Convérsenlo y vean las alternativas flexibles pero claras. De igual manera, el trato entre ellos debe ser cordial y amable. No permitir actitudes posesivas ni maltrato verbal (menos físico), pues el estar de enamorado no debe hacerle sentir incomodo ni estresado. Una relación es para sumar vivencia, no para sufrir.

 Fortalezca su autoestima y seguridad

Esta actitud de parte de los padres, debe ser en todo momento. Cuando usted refuerza positivamente los logros de sus hijos, le dará seguridad en la toma de sus decisiones.   Usar palabras agradables alimenta su concepto de autovaloración que tan importante es cuando enfrente situaciones emocionales con otras personas.  El gran problema de la carencia afectiva por ausencia de los padres (no hablamos de falta de presencia física) puede ocasionar dependencia emocional en alguien que si le muestra afecto y cariño.  Ese alguien manejará y hasta guiará la vida de ellos. 

Sus hijos deben estar conscientes de que cuentan con ustedes siempre.  Recuerde que las creencias y pensamientos que ellos desarrollarán en cuanto a su persona y la relación con otros será establecido gracias al amor que ustedes le puedan dar en cada aspecto de sus vidas.

No nos “hagamos un mundo” cuando nuestros hijos se fijan en sus pares y “deciden” establecer una relación de enamoramiento. Recuerde que usted también tuvo esa edad y la ilusión de sentirse cómodo con otra persona.  Actué como le hubiese gustado que su padre o madre hubiera actuado con usted en el inicio de ese sentimiento llamado “enamoramiento”.

 

Mag. Roberto Flores Gonzales

 

Comentarios

No existen comentarios

Nuevo comentario