AYUDÁNDOLOS A ORGANIZARSE PARA EL COLE

(1 comentario)

En la actualidad tenemos una diversidad de propuestas educativas. Dentro de ellas están los colegios tradicionales, los cuales consideran que la mayor cantidad de tareas dentro y fuera del aula aseguran el aprendizaje. También están los centros educativos que balancean bien las actividades dentro de la escuela, así como las que se envían a casa. Por último, tenemos los colegios que consideran que se aprende en contextos naturales, y que no es necesario enviar tareas escolares porque su sistema de trabajo promueve la capacidad de aprender de manera autónoma en sus estudiantes.

Considerando esta diversidad de propuestas, no nos centraremos en lo que es más conveniente o no, sino en cómo podríamos organizar el tiempo de nuestros hijos(as) para que puedan aprovecharlo al máximo. Debemos tomar en cuenta que el fin de toda institución es formar a estudiantes más autónomos, investigadores, proactivos y sobre todo constantes.

¿CÓMO LOGRARLO?

Respetando diferencias. Es necesario saber que los estudiantes tienen diferentes ritmos de aprendizaje. Algunos son muy proactivos (elaboran tareas en el colegio, tienen iniciativa para realizar las tareas en casa, brindan información sobre la tareas que deben desarrollar). También tenemos a los que requieren de un tiempo para relajarse. Para ellos, está un tiempo de respiro antes de empezar a realizar tareas porque así las harán mejor. Por último, tenemos a los que requieren tiempo tanto para descansar como para realizar tareas. Eso no quiere decir que los segundos y terceros sean menos talentosos, sino que son diferentes maneras de enfrentar el reto de las tareas escolares.

¡Cuidado con querer que todos sean como los primeros!

La organización es indispensable. No podemos pretender realizar buenas tareas o estudiar si no tenemos un ambiente organizado. Me refiero a: espacios, materiales, descansos, horarios y calendario de actividades mensuales.

Designar un espacio bien iluminado y ventilado, libre de distractores.

Debe contar con el material necesario antes de sentarse a realizar las tareas. Para ello hay que hacer una revisión o en todo caso que reporte qué necesitará para desarrollar tareas.

Se debe respetar el ritmo de trabajo del estudiante. Algunos pueden trabajar de corrido, pero la mayoría necesita de descansos (comer algo, jugar, moverse, etc.) para continuar. Sería importante indicarles que los descansos son entre tareas por áreas. A medida que los chicos crecen deberían tolerar más tiempo de trabajo.

Establecer horarios de elaboración de tareas y estudios. Si no lleva tareas a casa, aprovechar el tiempo para las lecturas, juegos educativos (hay una cantidad de Apps), tiempo para compartir un programa de TV educativo, experiencias de investigación hechas en casa.

En casa debe haber un horario, así como un calendario donde el estudiante pueda plasmar sus actividades; de esta manera tendrá una idea clara de lo que debe hacer, de lo logrado y de lo pendiente.

Qué y cómo hacer tareas. No hay una fórmula exacta, pero se recomienda establecer prioridades. Las tareas más difíciles al inicio porque a medida que pasan las horas se agota. También podría ser que intercale las tareas, una compleja y otra sencilla. Recuerde darle descanso entre ellas.

¿Ayudar o resolver?. Muchas veces creemos que el apoyo escolar es estar al lado del hijo(a) para que desarrolle sus tareas. Una cosa es la ayuda – orientación y otra resolverle las tareas. Por más que los niños son pequeños, deben saber que pueden ir realizando sus tareas mientras mamá o papá hacen las suyas. Se les puede dar la opción de preguntar, de pedir ayuda, pero que en primera instancia son ellos los que deben resolverlas solos previa orientación por supuesto.

Haciéndolos más independientes. La autonomía se adquiere desde que los chicos son muy pequeños, por ello la necesidad de que se ponga en práctica todo lo anterior. Muchas veces por querer que terminen las tareas para que se acuesten temprano terminamos elaborándolas, enviando WhatSapp a otros padres, sacando copias en la puerta del colegio. Todas estas acciones no permiten que los chicos se independicen.

¡Empecemos el año escolar haciendo lo correcto!

Mg. Ana Isabel Aldazábal C.

Psicóloga – Especialista en Lenguaje y Aprendizaje 

Comentarios

Comentario eliminado hace 3 años, 11 meses

Nuevo comentario