ADAPTACIÓN ESCOLAR: Un período que todo estudiante experimenta

(0 comentarios)

El nuevo año escolar empieza. Muchos chicos retornarán al colegio, otros recién empezarán su etapa escolar, otros ingresarán a un nuevo centro de estudio, o lo que es más común: estarán con un nuevo grupo de compañeros y con nuevos profesores. Esta es una realidad que podría ocasionar en nuestro hijo(a) –dependiendo de sus posibilidades de adaptación– cierta ansiedad por el temor a lo nuevo. Esto no quiere decir que todos los/las chicos(as) pasen por lo mismo porque todo dependerá de su capacidad de adaptación  a nuevas situaciones.

¿Qué es el período de adaptación escolar?

E el proceso durante el cual un estudiante se integra a la vida escolar. Consideramos que está adaptado cuando regula su conducta según los requerimientos del colegio: asiste contento(a), participa en las clases, tiene un grupo de amigos, participa en los juegos, identifica los espacios del colegio, así como los horarios. Todo ello se cumple más o menos en 3 meses de permanencia en el centro educativo.

Esto no quiere decir que un(a) estudiante que ya tiene tiempo en el colegio no pase por un período de adaptación. Ocurre que pasar del nivel inicial al 1° grado, pasar a polidocencia,  a 5° grado o a la secundaria, significa enfrentar un período crítico en algunos estudiantes.

DIMENSIONES del funcionamiento familiar que favorecen la adaptación escolar:

Estructuración del ambiente familiar: Propiciar espacios para cada actividad (entretenimiento, alimentación, aseo, trabajo) brinda una buena estructura de organización, que repercute en el orden para desarrollar las actividades dentro del colegio. Estar de vacaciones, no significa que se puede trasgredir esta norma.

Organización de actividades: Así como existen espacios para cada actividad, también debe establecerse

un horario (para el descanso, el entretenimiento, la alimentación, la resolución de tareas). A veces cometemos el error de pensar que como los chicos están de vacaciones, pueden acostarse y levantarse a la hora que quieren, pueden comer viendo televisión, dejar el repaso de la lectura y la producción escrita, etc. La organización debe estar presente todo el año.

Uso adecuado del lenguaje: “El lenguaje es predictor del aprendizaje”. Esta frase la podemos escuchar y leer continuamente. Quiere decir que si los padres nos esforzamos en comunicarnos con expresiones bien estructuradas, brindamos información del entorno, pedimos a nuestros hijos que nos argumenten sus respuestas, corregimos maneras ineducadas de expresarse, estamos propiciando un buen desarrollo del pensamiento.

Establecimiento de relaciones interpersonales: El sistema responsable del establecimiento de adecuadas relaciones interpersonales es el núcleo familiar. La noción de autoridad, el respeto hacia el otro, la obediencia, la honestidad, la responsabilidad, el cooperativismo, la laboriosidad se aprende en familia y se aplican en el ámbito escolar. En la actualidad los colegios aplican el aprendizaje cooperativo, si nuestros hijos no han adquirido estas habilidades sociales, no podrán construir su aprendizaje.

Acuerdos compartidos entre escuela y familia: Muchas veces habrán escuchado que los padres escogen un colegio afín a sus creencias, así como lo seleccionan a partir de expectativas (formación moral, religiosa, académica o deportiva). Cuando una familia comparte con los valores de la institución educativa, loa hijos tendrán mejor capacidad para adaptarse al entorno (exigencias conductuales y académicas), así como capacidad para el éxito.

 ¿Qué debería de hacerse en caso de niños(as) pequeños(as) y cambio de colegio?

                                                        Lo que le toca a los padres:

Pedir información sobre cómo se dará este proceso de adaptación para colaborar con ello.

Visitar el colegio semanas antes de iniciar las clases para que conozca la ruta, así como los ambientes. Esto dependerá de las facilidades que el colegio brinde.

Inscribir a los(as) chicos(as) en actividades de verano que se desarrollan en el colegio.

Evitar ceder frente al: llanto porque aduce que le duele la barriga, la cabeza, que la profesora le grita, etc. Así como también evitar a cada momento al colegio a preguntar cómo está. Finalmente, evitar prometerle que lo/la recogerás si la profesora te llama porque está llorando.

Lo que le toca al colegio:

Entregar un boletín informativo para explicar sobre el proceso de adaptación.

Estructurar un horario con actividades amigables y entretenidas.

Fomentar la cohesión y formación de grupos.

Fomentar flexibilidad frente a las conductas debido a que el nuevo grupo está en el tránsito de las vacaciones al colegio.

Mostrarles los espacios del colegio para que puedan desplazarme mejor.

Supervisar los recreos para motivar que todos participen.

Reunirse con la familia si se observa que a pesar de los esfuerzos no está resultando el proceso de adaptación.

 

Mg. Ana Isabel Aldazábal C.

Psicóloga 

Comentarios

No existen comentarios

Nuevo comentario